TANIA LÓPEZ CONDE





Mi nombre es Tania, nací en Chihuahua, Chih. Y hace dos años soy Profesional de Enseña por México (PEM) de corazón y actitud. Estudié Educación Preescolar en la Escuela Normal de Chihuahua y actualmente colaboro impartiendo clases de TIC a niñas y niños de primaria en Guadalupe, N.L.


La educación siempre ha sido algo que me mueve y Enseña por México se convirtió en la oportunidad para aportar al desarrollo de mi país desde otro enfoque.


Uno de los principales retos de la educación en México es la multiculturalidad que existe a lo largo de nuestro territorio, reto con el que me enfrenté al iniciar en Enseña por México. Cuando me mudé a otra ciudad viví un gran choque cultural al encontrarme en una zona metropolitana de una de las ciudades más grandes del país, me topé con estudiantes muy diferentes a los que estaba acostumbrada, inmersos en un estilo de vida donde todo va de prisa, niños sobre estimulados por las tecnologías, con padres que trabajan tres turnos y con poca capacidad de asombro. Sin duda una experiencia difícil pero de la que he disfrutado y aprendido mucho.





Ser PEM es una identidad que vas desarrollando con todas aquellas experiencias que vives día con día: los aprendizajes, las caídas, las sonrisas de los estudiantes y ese "algo" que tienes, que hace que te levantes todas las mañanas para ser la mejor versión de ti frente a ese grupo de personas que están viviendo una nueva oportunidad de aprendizaje.


En ocasiones me preguntan qué es lo que más han aprendido los estudiantes de mí, pero no tengo duda que en esta aventura la que más ha aprendido soy yo de ellos.


Algo que me ha dado la motivación para seguir adelante, son todas las personas que he conocido en mi trayecto por Enseña por México y que forman parte de la organización. Cuando trabajas con gente que cree que las cosas pueden mejorar y actúan para crear ese cambio, no puedes evitar contagiarte de todo esa energía positiva y esas ganas por ayudar al otro. Un equipo que cree en las mismas ideas locas que tú, te ayudan a enfrentar tus problemas, a sacar lo mejor de ti, y cuando estás lejos de casa son ellos quienes se convierten en tu nueva familia.